Seguidores

viernes, 5 de abril de 2019

Este jueves... Elige uno

Hola a tod@s!

Esta semana es nuestra amiga Mónica (Neogéminis) quien nos conduce la inspiración juevera. Su propuesta es elegir uno de los recortes que nos ofrece, para después escribir sobre aquello que nos inspire. Aquí dejo mi aportación, y deseo que disfrutes con su lectura:



EL LABERINTO DE LOS SUEÑOS ROTOS

Y allí estaba yo, con mi cazamariposas dando mandobles a diestro y siniestro. Se escapaban y se siguen escapando, -creo que me ven las intenciones. Siempre me han dicho que soy demasiado transparente. Aún así, no cejo en mi empeño y continúo repartiendo mandobles a un lado y a otro. Son pequeñas, grandes, medianas, de colores oscuros o de colores claros, con matices en negro y llamativos ocelos. Reparto mandobles y alguna cae dentro de la malla. Siento pena por lo que hago pero, no sé vivir de otro modo. Tal vez no quiero prescindir de mi cazamariposas, para perseguir a esos animalitos tan llamativos, dotados de doble vida: de variopintas orugas a cándidas mariposas; de feo a bonito; de bonito a feo; de largos pelos y secreciones urticantes. Son animalillos que me fascinan. 

Llevo varios años con este rudimentario artilugio, y apenas he conseguido tres ejemplares. Son maravillosos, de esos que no pueden faltar en toda colección que se precie. Soy un ser insaciable, así que sigo perdido en un mundo floreado y cubierto de polvo: repartiendo mandobles a un lado y a otro. ¡Zas zas! Así es como se cazan las buenas mariposas. Puedo pasar días persiguiendo alguna en concreto; tal vez semanas, tal vez meses, tal vez años… 

Los años pasan y el cazamariposas está cada vez más raído: tiene varios agujeros por los que se escapan. Debo conseguir otro nuevo pero, han pasado tantos años, que deben de haber cerrado aquel sitio. ¡Zas zas! Sigo persiguiendo mariposas, sin importar color ni tamaño. Las más importantes ya las conseguí, pero el paso del tiempo las tiene decrépitas. ¡Zas zas! Sigo persiguiendo mariposas. Zas zas. Pasan los días, tal vez los años… 


Alberto Villares


Tienes más relatos en el blog de nuestra amiga Mónica.

29 comentarios:

  1. Precioso, sugestivo y poético relato. Tan sutil como esas mariposas que casi nunca se atrapan. Un verdadero placer leerte. Un abrazo y muchísimas gracias por participar de mi propuesta.

    ResponderEliminar
  2. Narración poética muy interesante. Ese laberinto donde las mariposas se escapan una y otra vez, tal vez es la constancia de una forma de vivir, sin alcanzar los sueños.

    Un abrazo y feliz sábado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que se convierta en una forma de vivir, lo que demuestra que se goza en el camino, no en el destino.

      Besoss

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Parece que este hombre perseguirá hasta el fin de sus días a las mariposas sin conseguirlas pero sin cambiar nada para atraparlas. ¿conformista? ¿frustrado?

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez debería visitar al mago de Oz, en busca de valor, como el león ;-)

      Besosss

      Eliminar
  5. Buenas , leyendo el texto es un sin vivir más que amar a las mariposas es como obsesión por ellas , su interés es cazarlas sea cual sea ya no mira especie ni color ..desde luego el mismo se metió en su propio laberinto...
    Un placer leerte , te deseo un buen sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Campirela, parece que ya no sabe si desea sólo perseguir mariposas-sueños o alcanzarl@s.

      Besoss

      Eliminar
  6. ¿Cuantos sueños se escapan entre los pliegues de la vida?
    Pero eso no es motivo para no seguir persiguiendolos.
    Brillante y poético relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Luis, efectivamente, que nunca dejemos de soñar, aunque sean objetivos inalcanzables.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. No sé porqué pero hasta podría darle una siniestra interpretación a tu relato... un cazador de mariposas... de jóvenes mujeres... me gustó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro amiga, ¿y porqué no? Lo siniestro es perder el deseo.

      Besosss

      Eliminar
  8. A veces nos cegamos en esos altos vuelos en busca de lo inalcanzable. Bien está perseguir los sueños, pero sin dejar de mirar a nuestro alrededor porque, quizá, están más cerca de lo que creemos…

    Muy bueno, Alberto. Esa búsqueda incansable de aquello que nos haga sabernos y sentirnos vivos, además de estarlo…
    Bello y sugestivo.

    Un placer leerte.

    Bsoss, y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éso es Ginebra, la búsqueda incansable de lo que nos haga sentirnos y sabernos vivos, además de estarlo ;-) Gracias por tu observación. Tal vez podría ser un vacío narcisista, quién sabe.

      Besosss

      Eliminar
  9. Es como si no supiera hacer otra cosa, como si eso que hace, a pesar de lo rudimentario, a pesar del paso del tiempo... le llenara pero, igual que la cazamariposas se agujerea, él también pierde vivacidad... y las mariposas, como sueños, se seguirán escapando y alguna, caerá, algún sueño se cumplirá...
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Me gustan los cazamariposas por la semejanza que tienen con los "atrapasueños", no por cazar a las pobres mariposas.
    Me ha gustado tu relato , va pasando la vida y pasa... pasa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Tracy, la vida pasa y los sueños también. (A mí tampoco me gusta que se cacen las mariposas jaja).

      Besosss

      Eliminar
  11. Es triste que se escapen los sueños pero me siento feliz si lo que se escapan son mariposas de verdad, nunca he soportado a los coleccionistas de mariposas. Bello escrito, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mariposas, como los pájaros, mejor volando libres. Y no nosotros también: con libertad para soñar incluso lo inalcanzable.

      Besosss

      Eliminar
  12. Y que dificil es cazar mariposas, pero con empeño todo puede ser posible en esta vida.

    Un Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces también tenemos que recapacitar nuestras posibilidades para no embarcarnos en travesías demasiado lejanas.

      Besosss

      Eliminar
  13. No solo de mariposas vive el hombre...alguien ha dicho antes justamente lo que he pensado yo...que tal vez no sean mariposas lo que buscas con tanto ahínco ja,ja,ja,
    Me parece una metáfora de la insatisfacción de la vida en general, pero no me hagas mucho caso....Desde luego es un relato muy bien escrito y que da mucho que pensar.
    Me alegro mucho de que coincidamos por aquí de nuevo.
    Un besazo, guapo!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Charo! Creo que podemos meter en el mismo saco muchas ambiciones, y el sexo por supuesto que es una de ellas ;-)
    Me ha gustado esta convocatoria en la que he podido abrirme y recibir comentarios que me han ayudado mucho.

    Un beso grande y que nos dure la inspiración!

    ResponderEliminar
  15. ¿Atrapado en el laberinto de un caza-mariposas?

    Gracias Alberto por tu comentario en mi propio laberinto.

    Un abrazo

    PD- Veo que condujiste un encuentro juevero cpn el tema de "El viaje de tu vida", jajaja estaba de viaje entonce sy apartada de los blogs, vivo de viaje; en tránsito permanente :-)

    ResponderEliminar
  16. Habrá muchos sueños que se escapen, otros no, es parte de la vida.
    Un placer

    ResponderEliminar
  17. Hola me encanta la poesia hace años que escribo.
    Te paso mi blog por si deseas.
    Griticar.
    Gracias.
    Besos

    http://anna-historias.blogspot.com/?m=1

    ResponderEliminar