Seguidores

jueves, 18 de julio de 2019

Este jueves... Metamorfosis

(Imagen de la red)


SOY UN CERNÍCALO
(Antiguo relato que me ha parecido oportuno desempolvar) 

Desperté y tenía el cuerpo cubierto de plumas. Era algo extraño, muy extraño. En mi vida me había ocurrido nada igual. Del cuello para abajo tenía el aspecto de un ave de presa: largas plumas remeras en las manos, abanico de timoneras que salían de mi rabadilla, mis pies estaban como escamados y tenían unas garras muy afiladas. El pecho lo tenía cubierto de claras plumas moteadas. Como me gustan las aves, pude adivinar que me había convertido en un cernícalo. Sí, uno de esos que se ciernen sobre los campos en busca de pequeñas presas. 

Como podréis imaginar, ni se me pasó por la cabeza salir a la calle con semejante aspecto. Además mi tamaño también se había reducido considerablemente hasta llegar al tamaño real del ave. Aguanté hasta la noche para meterme otra vez en la cama (en realidad me posé sobre un brazo del sofá), y confiando en despertar al día siguiente habiendo concluido mi metamorfosis. 

Al cabo de ocho horas, pues soy muy dormilón, abandoné mi posadero y de un vuelo me coloqué sobre el lavabo, frente al espejo. Era increíble, no podía creerlo. ¡Ya era un cernícalo completo! Mi cabeza estaba emplumada, mis ojos eran de un negro azabache y, por boca y nariz, tenía un imponente pico. Volé ansioso hasta el salón y allí di varias vueltas en círculo. ¡Cómo me cernía sobre el mando de la tele! Me asustaba de mis propias garras. ¿Y mi vista? ¡Podía leer con perfección un libro colocado a más de diez metros de distancia! 

Pasaron las horas, comencé a sentir hambre y me encontré con un serio problema. Como ya era un cernícalo completo, no podía abrir la nevera ni la puerta del armario de la despensa, la puerta de la calle, abrir una ventana, un grifo, y tampoco utilizar el teléfono para pedir ayuda. Incluso había perdido el habla y tan sólo podía emitir un extraño chillido: kii-kii-kii. 

Llevo así más de tres días y ya sólo deseo despertar una mañana, mirarme al espejo, y comprobar que vuelvo a ser un ser humano. De lo contrario moriré de hambre o de sed. Quién sabe si esta noche, por fin, será la definitiva. 

Alberto Villares


Tienes más Metamorfosis en este mismo blog. Saludos y abrazos múltiples a discreción.

14 comentarios:

  1. Llegar a una metamorfosis tan radical sin estar dispuesto a cambiar sustancialmente nuestras actitudes ante la vida, puede implicar la propia muerte. Me quedo pensando...🙂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante comentario. La verdad es que lo escribí hace unos cuatro años. Me quedo pensando también. Muchas gracias Mónica

      Eliminar
  2. Te ha venido genial este relato, a mi me ha encantado.

    Sentirse ave, despertar entre plumas, y querer despertar para volver a ser humano.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que ser una bonita ave de rapiña puede ser muy liberador pero también muy peligroso, pues el campo está repleto de desalmados escopeta en mano. Tal vez sea la envidia de verte feliz y libre.

      Siempre que puedo abro mis alas y salgo a volar, que sólo se vive una vez, mientras no se demuestre lo contrario.

      Besos.

      Eliminar
  3. Qué chulada. Ponerse en la piel de un cernícalo sd un ejercicio estupendo de metamorfosis, sin duda. Me ha gustado, ahora deseo que la pesadilla acabe, que vueles sin miedo, y que te atrevas a comer ratoncitos del campo :-)

    Un abrazo y tarde bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que los años nos maduran, y poco a poco vamos teniendo el plumaje preparado para lanzarnos al vuelo y ser esa ave libre que tanto deseamos ser. Pero si no se está preparado, puedes ir directo al suelo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Un reflexivo y buen relato. La imaginación vuela en las alas de ese ave, Enhorabuena.

    Un abrazete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari Carmen. La imaginación debe de ser como volar y ver todo desde las alturas. Desde arriba, todo lo abarcamos, y lo vemos más chiquito de lo que realmente es.

      Besos y feliz verano.

      Eliminar
  5. Que buena metamorfosis convertirte en pájaro, creo que muchos elegiriamos también ese animal, por lo maravilloso de la sensación de volar. Un abrazo Alberto!!

    ResponderEliminar
  6. Muy bien razonada y expuesta esta metamorfosis. Espero qu ya seas otra vez tu mismo para poder leerme y alegrarte con mis palabras de aprobación y
    halago. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que lo hayas recuperado para poder leerlo en esta convocatoria juevera. ¡Un cernícalo! Nunca lo hubiera imaginado.
    Besos, Alberto

    ResponderEliminar
  8. Desde luego debe ser horrible despertarse una mañana cualquiera mirarse al espejo y ver que te has convertido en otra cosa, en ese caso un ave ...mucha imaginación pero me gusto el relato ..
    Un abrazo y gracias por compartirlo de nuevo otra vez ..

    ResponderEliminar