Seguidores

sábado, 14 de febrero de 2015

Este jueves... Máquina del tiempo



PRESIONE EL BOTÓN AZUL 

Por fin he experimentado mi primer viaje en el tiempo. No ha sido lo que yo esperaba pero ha sido bueno, y breve. Dos veces bueno, como se suele decir. 

La compré en las rebajas. Estas navidades se han vendido como churros. Conocer a Cervantes era demasiado tentador. Me trajeron la máquina a casa y se llevaron los embalajes. Todo un detalle por su parte. Al principio me sentí un poco ignorante con tantos botones, colores y pantallitas. Al final me armé de valor y me metí en la máquina. Escribí su nombre completo: 

M I G U E L D E C E R V A N T E S S A A V E D R A

, y presioné el botón rojo central. 

La máquina comenzó a girar por dentro como si fuera una turbina. Con tantas vueltas a mi alrededor empecé a marearme. Una voz robótica me ordenó que cerrase los ojos durante unos segundos. Un pitido, como el de un microondas, me avisó que el proceso ya había terminado. 

Abrí los ojos y allí estaba, ¡el mismísimo Miguel de Cervantes! El habitáculo era pequeño y allí estábamos los dos frente a frente. Él, con barba refinada y pomposa gorguera blanca en el cuello. El resto de su vestimenta era negra y, por pantalón, llevaba unas polainas que le daban cierto aspecto de ave zancuda. Yo, en pijama. 

Su mirada era inquisidora, mortecina y sobria. No decía nada, tan solo me observaba como preparándose para espetarme una especie de reprimenda. De repente, para mi sorpresa, rompió su silencio: 

“Qué cansinos que son ustedes, déjenme en paz, por favor. ¿Sabe con cuántas personas me he encontrado esta semana? Con dos al día, y, en ocasiones ¡hasta con cuatro! Se lo suplico, presione el botón azul, ése de ahí arriba, y devuélvame a mi casa. Ya no puedo más”.

Un sentimiento humanitario y su mirada triste me animaron a obedecerle. Presioné el azul, me dijo “adiós”, le dije “un placer”, y desapareció. 

Lo tuve claro: no hacer a los demás lo que no me gustaría que me hiciesen a mí. Por eso, llamé al centro comercial y les pedí que volvieran a por la máquina. Tenía un defecto de fábrica: que en lugar de transportar del presente al pasado, transportaba del pasado al presente. 

Cuando entró el comercial en casa para llevarse aquel trasto, me dijo, algo desafiante, que la culpa era de nosotros los compradores. Que en la letra pequeña de las instrucciones lo dice bien claro: la máquina no te lleva al pasado sino que te lo trae a tu casa. Pensé en el pobre Cervantes y en el resto de personas que ya no estuvieran en este mundo. Le dije al comercial que, si el mercado queda en manos de la oferta y de la demanda, sin ninguna regulación, acabaremos por destruir todo nuestro pasado. El comercial, con cierto aire de indiferencia, me dijo: psssss, y qué quiere que yo le haga. Bueno, me llevo la máquina, y que sepa que sólo le devolveremos el cincuenta por ciento del importe: por haberla usado. 


Alberto Villares


Tenéis más viajes en máquinas del tiempo en la entrada de más abajo de este mismo blog.

14 comentarios:

  1. No me extraña que los principios capitalistas aplicados sin consideración por el prójimo, pongan en riesgo hasta la conservación del pasado, jejeje

    Muy bueno y original tu historia.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no me explico cómo me salió un final así jejeje

      Eliminar
  2. No sé si un pijama es la vestimenta más adecuada para viajar al pasado o para recibir a tan ilustre habitante del pasado. Es el precio de la fama, tal vez algunos ilustres del presente sean llevados una y otra vez al futuro, si se sigue usando esa máquina. Tal vez algunos sean jueveros.

    Bien escrito.
    Soy el próximo anfitrión y espero hacerlo tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quién sabe amigo Demiurgo. Lo importante es tener pasado, y así tener futuro. Seguro que te sale una gran convocatoria. Haré lo posible por participar.

      Eliminar
  3. Simplemente genial! No tengo otras palabras...te has lucido con este relato, es ingenioso, tiene humor, surrealismo....y te hace recapacitar sobre el consumismo, el aquí y el ahora....en fin que cada vez lo haces mejor!!!
    Un beso guapo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Charo. Que me sacas los colores ;-)
      Esperemos que una máquina así nunca llegue a inventarse. Al menos no para esos fines.

      Un besazo

      Eliminar
  4. Segundo intento: te decía que no me extraña que Cervantes te dijera lo que te dijo porque no lo dejan en paz ni si quiera muerto.

    ResponderEliminar
  5. Un punto de vista diferente y original. Lógico por otra parte. Por qué tenemos que ser nosotros siempre los que viajemos, los del pasado también tiene su derecho. ¿Somos nosotros el futuro de ellos?.
    Gracias por la dedicación.

    ResponderEliminar
  6. Bueno solo el cincuenta por ciento del precio por ver a Cervantes, bien lo vale.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Si no vamos a la montaña, la montaña viene hasta nosotros. Si no podemos trasladarnos al pasado o al futuro, traemos estos hasta nosotros. No le falta razón a D. Miguel para estar tremendamente enfadado y con ganas de permanecer en su casa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Menudo negocio el de estos comerciantes, jejee, pero bueno al final aunque solo fuera por un ratito habló Cervantes, eso si que mereció la pena.
    Un abrazo y gracias por tu convocatoria.

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que devolvieron un 50 % porque orange no devolvería ni un céntimo, jeje.
    Me he divertido con tu historia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Que entretenido post!
    Por suerte que los sueños van quedando gratis jajaja.
    Besos y abrazos
    mar

    ResponderEliminar